Atender discriminación y violencia de género en Oaxaca, un imperativo.

Tras plantear el cuestionamiento de si en realidad mujeres y hombres viven una situación de igualdad, la presidenta del Grupo de estudios sobre la mujer Rosario Castellanos (GESMujer) A. C., Ximena Avellaneda Díaz, presentó una serie de cifras en torno al ámbito educativo, de salud, trabajo y participación política que dejan claras las brechas de desigualdad que aún persisten, sobre todo en Oaxaca.

Durante su participación en la “Plática con Enfoque de Género”, realizada la tarde de este martes en la Biblioteca Francisco de Burgoa -como parte de las actividades realizadas a propósito de la gira de la agrupación de rock “Filligar”, que con el apoyo de la Embajada de los Estados Unidos en México promueve la campaña “HeForShe” de ONU Mujeres-, Ximena Avellaneda resaltó que la violencia de género limita el desarrollo de las mujeres.

“La discriminación, la violencia y la amenaza de la violencia que padecen las mujeres por el sólo hecho de serlo, en prácticamente todos los ámbitos de su vida, frenan el desarrollo de sus capacidades, inhiben el ejercicio de sus libertades y en consecuencia violentan sus derechos fundamentales”, dijo la presidenta de GESMujer, el cual actualmente forma parte del Grupo Asesor de la Sociedad Civil (GASC) de ONU Mujeres en México.

En Oaxaca, de acuerdo con la Encuesta Nacional Sobre la Dinámica de las relaciones en el Hogar (ENDIREH, 2011), 89.2 por ciento de las mujeres viven violencia psicológica; 56.4 por ciento violencia económica; 25.8% violencia física y en menor proporción, pero no por ello menos preocupante, 11.7 por ciento de las mujeres violencia sexual.

En presencia de funcionarias de la Embajada de Estados Unidos en México, Ximena Avellaneda destacó una cifra dolorosa y vergonzante, la de la violencia feminicida que en Oaxaca ha arrebatado la vida a 46 mujeres que, de acuerdo a un seguimiento hemerográfico en los dos principales periódicos de circulación local, de diciembre de 2016 a mayo del presente año han sido asesinadas de manera violenta.

En lo que se refiere a educación, aunque con una diferencia de 3.5 puntos porcentuales, son más los hombres, con el 72 por ciento, los matriculados, en comparación del 68.5 por ciento que registran las mujeres, en quienes la alfabetización ya alcanza el 93 por ciento, dos puntos arriba en comparación a los hombres, sin que esta situación se vea reflejada en una participación económica más activa de las mujeres.

Por ello insistió en la importancia de considerar la erradicación de la discriminación y la violencia en Oaxaca como un imperativo, si se quieren alcanzar mejores niveles de desarrollo que abarquen el ejercicio de la ciudadanía plena de las mujeres.”

Mientras que a nivel nacional el 70.8 por ciento de las mujeres usan métodos anticonceptivos, en Oaxaca esa cifra baja al 58.5 por ciento, cifras que ejemplifican el ejercicio de sus derechos sexuales que van ligados a sus derechos reproductivos que muchas veces no se respetan.

A pesar de que los hogares con jefatura femenina aumentaron hasta alcanzar un 24.5 por ciento, los Ingresos provenientes del trabajo siguen teniendo una diferenciación por género, ya que las mujeres perciben en promedio 2.27 dólares, menos de la mitad de los 5.80 dólares que reciben los hombres.

Además, son las mujeres quienes siguen realizando la mayor parte del trabajo no remunerado (mercado y actividades domésticas), puesto que la tasa de participación doméstica en 2012, según el sexo, fue de 60.96 por ciento para los hombres y del 96.05 por ciento  para las mujeres.

Esa desigualdad de género se ve reflejada también en la tasa de jubilación de la población de más de 60 años. Mientras en el 2014 25.11 por ciento de los hombres de esa edad pudieron jubilarse, sólo 8.75 por ciento de las hicieron lo mismo.

Si bien hay avances en lo que a participación de las mujeres en la toma de decisiones se refiere, la paridad numérica sigue sin alcanzarse. Tan solo en el Congreso Local, de los 42 espacios que lo conforman, 18 son ocupados por mujeres, es decir el 42.8 por ciento. En el ámbito municipal esa cifra baja al 24.8 por ciento al contarse con 38 mujeres al frente de uno de los 153 municipios que se rigen por el sistema de partidos políticos.

Al lado de Casey Gibson y de los hermanos Teddy, Pete y Johnny Mathias, quienes están en Oaxaca como parte de su gira por Chihuaha, Oaxaca y la Ciudad de Oaxaca, Ximena Avellaneda reflexionó que la desigualdad no es una cosa de mujeres solamente, sino que los hombres son parte del problema.

Por ello celebró esta iniciativa conjunta de la Embajada de los Estados Unidos en México, la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales bajo la rectoría de Nydia Mata Sánchez; del Centro Universitario para el Liderazgo de la Mujer; y la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña, representada en esta plática por su jefa del Departamento de Participación Política, Social y Cultural, Camelia Gaspar Martínez.

A invitación de las instituciones convocantes, por la mañana de este martes la presidenta del GESMujer participó en la rueda de prensa que se realizó en el Museo de los Pintores de Oaxaca, donde se dieron a conocer la serie de actividades programadas para este martes y miércoles, como conferencias, talleres y el concierto público de la banda Filligar a realizarse este 24 de mayo a las 19:30 horas en el zócalo.